Las cartas de colores son instrumentos de referencia y selección capaces de mostrar con fidelidad los colores que el cliente necesita representar. La imitación del color se realiza mediante el uso de tintas totalmente cubritivas, especialmente elaboradas para garantizar una excelente resistencia y permanencia. Los colores se insertan por depositado, estire, pegado o por métodos combinados.

 

La presentación del producto puede realizarse en formato díptico, tríptico, en carpetas, en libritos, en hojas sueltas, o en diseños especiales para insertar en exhibidores promocionales que el cliente provea